miércoles, 12 de agosto de 2015

VACACIONES EN SRI LANKA (1)


Billetes comprados, visado pagado, pasaporte en regla y muchas ganas…es todo lo que se necesita para volar a Sri Lanka o Serendib, que quiere decir  "descubrir por casualidad algo muy bello e inesperado".  Perfecta definición para la lágrima de la India, una isla que sorprende por su naturalidad y su belleza.


Aquí tenéis el viaje de dos semanas por Sri Lanka!




El lunes 13 de julio partimos hacia Sri Lanka, vía Londres. Tras un par de horas de vuelo a Londres, más otro par de conexión con nuestro vuelo de Sri Lanka Airlines y once horas de vuelo más (martes 14 de julio), aterrizamos en Colombo, capital de Sri Lanka. 

Martes 14 de julio: En el aeropuerto nos esperaba nuestro coche de alquiler, donde ya tuvimos la primera sorpresa, ya que no estaba disponible el gps que contratamos. Antes de salir del aeropuerto, cambiamos euros a rupias (1€=174LKR) y nos hicimos con una tarjeta SIM con internet  (baratísimo) para poder consultar mapas (merece la pena porque las indicaciones escasean). 
Con las maletas empotradas en el maletero y con muchas ganas de llegar a Kandy, nuestro próximo destino, nos lanzamos a la aventura!
No fue nada fácil llegar a Kandy desde el aeropuerto. Conducir en Sri Lanka es una aventura de las de alto riesgo. Este tramo de carretera es complicado, porque tiene mucho tráfico. Camiones, autobuses repletos de gente, ciclomotores con cuatro ocupantes donde sólo cabrían dos, bicicletas, transeúntes que desafían las leyes de la prudencia y los omnipresentes tuk-tuks, hacen que la llegada a Sri Lanka sea más caótica de lo deseado. Aún así, es inevitable sacar la cámara y empezar a captar las primeras impresiones.




Durante el trayecto, que nos llevó más de lo previsto, se hizo de noche. Casi tres horas y media para recorrer los poco más de 115km de distancia. Incesantes pitos ( tienen la costumbre de pitar para adelantar. Cuando lo pillas se lleva mucho mejor), adelantamientos imposibles, pocas indicaciones…hicieron que al llegar al hotel nos pareciera el hotel más maravilloso del mundo, incluso con sus humedades y seres vivos alojados en la habitación!

Miércoles 15 de julio: Kandy está ubicado entre montañas y tiene un lago inmenso en el centro, por el que es la mar de agradable pasear. Esta ciudad tiene un ambiente agitado, el tráfico es intenso y sus calles están repletas de gente yendo y viniendo entre los concurridos puestos callejeros. 









La principal atracción de la ciudad es el Templo del Diente de Buda, un templo budista que atesora la reliquia más importante de Sri Lanka, el diente de Buda. Llegamos sin saberlo a la hora de la puja (momento de las ofrendas y oraciones) y pudimos ver a un montón de devotos y turistas intentando fotografiar el relicario de oro que lo contiene. 






Al salir y después de un corto paseo por los alrededores arbolados de Kandy, visitamos el Buda de Bahirawakanda, desde donde se obtienen unas bonitas vistas de la ciudad.





Siempre que se visita un templo hay que descalzarse y cubrirse piernas y hombros como muestra de respeto. Descalzarse lloviendo y pisar charcos y barro de acceso a la entrada también tiene su qué ;)

Y como todavía nos quedaban ganas de callejear, nos acercamos a un templo hindú y pudimos ver a algunas de sus deidades más conocidas: Brahma, Vishnu, Shiva, Krisna o la inconfundible Ganesha, dios con cabeza de elefante que encarna la sabiduría y el conocimiento.
Los templos hindúes son espectaculares por fuera porque están repletos de figuras y de color!




Para acabar el día, nos "refrescamos" en el hotel-bar-galería (difícil definirlo) más curioso de toda la ciudad, el Helga's Folly, En la guía lo definen como la "guarida soñada por Gaudí y Dalí". Y es que este lugar tiene una decoración de lo más recargada y variopinta. Está claro que no deja indiferente!




Jueves 16 de julio:  Salimos de Kandy dirección Dambulla acostumbrados ya a conducir por el lado contrario e incluso adelantando al modo sri lankes, sin mucha prisa y pitando para avisar. 
Dambulla es un lugar de parada obligada para visitar el complejo del Templo Real de la Roca, una serie de templos rupestres ubicados en cinco cuevas. Cada una de ellas alberga estatuas y pinturas de Buda que son fascinantes! Además desde lo alto de las cuevas hay unas vistas impresionantes y durante el ascenso se pueden ver un montón de monos que están acostumbrados a recibir alimentos de los visitantes, por lo que te siguen por todas partes! 













No había mucho más que hacer en Dambulla, así que decidimos seguir hasta Sigiriya, para así poder visitar la Roca al día siguiente por la mañana. 

Una vez en Sigiriya dimos una vuelta por el pueblo, donde desde todas partes predomina la visión de la imponente Roca. Es una población pequeña, de caminos de tierra rojiza y donde se pueden hacer agradables paseos o asistir en directo al baño de un elefante en el río. 






En Sigiriya nos alojamos en un hotelito familiar la mar de agradable donde nos agasajaron con una cena espectacular de rice and curry, el plato nacional. Suelen servir arroz blanco en una bandeja y alrededor un sinfín de platitos con diferentes currys para añadirle al arroz. Algunos de ellos son bastante picantes, pero siempre te preguntan el nivel de picante que estás dispuesto a soportar para adaptarlo a nuestros paladares.

La cerveza nacional es la Lion, que suelen servir no tan fría como se quisiera y en una dosis un poco más grande de lo que estamos habituados, ya que la botella es de 625ml. 




En el próximo post, seguiré explicando lo que nos deparó el día en Sigiriya!

Hasta la próxima ;)




10 comentarios:

  1. Uoooh! Espectaculares fotos! Las de instagram no le hacían justicia....a ver como sigue el viaje...

    ResponderEliminar
  2. Completa la frase. En Sigiriya largo perdió la

    ResponderEliminar
  3. Sri Lanka parece un país maravilloso, aunque me queda la duda de que sea producto de las fantásticas fotografías que habéis tomado. Excelente post! Estoy impaciente por ver la segunda parte!!
    :-)
    L@ur@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo seguiré insistiendo en que las fotos no le hacen justicia!

      Eliminar
  4. Que viaje mas fantástico y que fotos mas bonitas Marisa! Enhorabuena por la experiencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Josito! Y gracias por estos días en el Delta ;)

      Eliminar
  5. Sin duda fue maravilloso notar el coral rasgando mi piel..jajaja
    Y maravilloso fue nada entre tiburones!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Eso es un recuerdo que te llevas del momento! Jajaja!

    ResponderEliminar